MENDOZA: CAMBIEMOS PERDIÓ UNO DE SUS PRINCIPALES BASTIONES EN EL INTERIOR DEL PAÍS

Análisis de las elecciones PASO | 11 de Agosto de 2019

El mapa electoral que nos dejó la reciente elección primaria a nivel nacional no permite muchas especulaciones. Cambiemos en tres años y medio de gobierno dilapidó la base de sustentación que lo llevó a la presidencia en 2015. Si bien en la primera vuelta de aquella elección Macri sólo ganó en cuatro provincias y la ciudad de Buenos Aires, el peso electoral de las mismas le permitió llegar al ballotage de noviembre, en el que logró un triunfo nacional.

Entre aquellas provincias que lo catapultaron se encuentra Mendoza, cuna de radicales con proyección nacional, que en ese mismo año logró recuperar también la gobernación luego de 8 años de gobiernos peronistas. Alfredo Cornejo, gobernador a partir de 2015, se convirtió en un aliado esencial de Cambiemos y logró presidir también la Unión Cívica Radical a nivel nacional.

La política de Cornejo en la provincia de Mendoza tuvo – y tiene hasta el momento– como características distintivas: ajuste, endeudamiento record, obra pública urbana y autoritarismo político. Este último también ha quedado evidenciado en la conducción del centenario partido: conocidas son las intervenciones a partidos provinciales por tomar decisiones distintas al alineamiento a ultranza de la UCR con cambiemos.

Sin embargo, a pesar de la política de ajuste y endeudamiento que se ha llevado adelante en la provincia (remitir a informe económico), la imagen del actual gobernador no sólo permanece en altos márgenes de aprobación, sino que el candidato designado para sucederle, Rodolfo Suarez, actual intendente del departamento de Ciudad1, se impuso por 7 puntos en las PASO provinciales realizadas en el mes de junio, la cual contó con una participación del 77,68%2 de la ciudadanía. De esta manera el radical Suarez, competirá con la ganadora de la interna peronista, la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, la cual posee un fuerte vínculo con Cristina Fernández.

_____________________________

1 En las recientes elecciones PASO nacionales en la ciudad de Mendoza cambiemos obtuvo el 50,94% de los votos. Mientras que en la CABA logró el 44,71%
2 La cantidad de electores habilitados fue de 1.406.082

Resultados PASO Gobernador – Legisladores Provinciales

Vale recordar que a fines de abril se realizaron de manera anticipada elecciones PASO departamentales3 en 4 de los 18 municipios (San Rafael, Tunuyán, San Martín y Lavalle) con una clara ventaja a favor del Frente Elegí (peronismo) sobre Cambia Mendoza.

Resultados PASO Intendentes – Concejales

La alianza Cambia Mendoza (versión provincial de Cambiemos que incluye al movimiento Libres del Sur y a un sector importante del Partido Demócrata) consolidó su poder político del 2015 al 2017 tal como quedó evidenciado en las elecciones de medio término de ese año en las que logró imponerse en 15 de los 18 departamentos de la provincia, incluso en aquellos históricos bastiones del peronismo como San Rafael, Maipú y San Martín.

Este recorrido lo realizamos para señalar el contexto en el que se llega a las elecciones de 2019: mientras el nivel de aprobación tanto del presidente como de su gestión caía y los resultados electorales que comenzaban a aparecer en el panorama nacional eran cada vez más desfavorables a Cambiemos, en Mendoza el radicalismo entraba en una importante disyuntiva: ¿Cómo seguir formando parte de Cambiemos y apoyar públicamente esa alianza y no afectar su poderío local? Aquí es importante señalar que toda la política propagandística de Cambia Mendoza, con beneplácito de los grandes medios de comunicación locales, siempre apuntó a separar el gobierno provincial del nacional.

_____________________________

3 Las elecciones se disputaron el 28 de abril
4 Porcentaje de electores en el total provincial

El desdoblamiento electoral aparecía como la única alternativa segura para no poner en riesgo su preeminencia en la provincia, idea a la que hasta el día de hoy el radicalismo está firmemente aferrado. Sin embargo, tal estrategia caía muy mal en Casa Rosada por el mismo razonamiento, pero a la inversa ¿Cómo no aprovechar los votos de Cornejo? Luego de una serie de negociaciones en Neuquén durante los primeros meses del año se acordó permitir el desdoblamiento, pero llevar a Cornejo en la boleta nacional como candidato a Diputado, “pegado” a Mauricio Macri.

El resultado no fue el buscado. El radicalismo perdió la primera elección en la provincia desde el 2011 (ganó en 2013, 2015, 2017 y en las PASO a gobernador de 2019). El rechazó nacional a la política de la alianza Cambiemos, personificada en la figura del presidente Mauricio Macri es tan rotunda en todo el país que llegó hasta Mendoza, una de las provincias clave tanto en la deslegitimación del gobierno de Cristina Kirchner en sus últimos años (recordemos que es la cuna de Julio Cobos) como en el ascenso político de Cambiemos, de Mauricio Macri y de Alfredo Cornejo que dilapidó gran parte de su capital político en las recientes elecciones en las que fue derrotado en la categoría de Diputados Nacionales por una novel candidata, Marisa Uceda, la representante del Frente de Todos.

Evolución de los votos de Cambiemos/Cambia Mendoza (UCR/PRO) y FPV/SOMOS MENDOZA/ELEGI/TODOS (Peronismo)

Detalle de la evolución de los votos de las distintas alianzas políticas en las últimas elecciones provinciales y nacionales, por departamento:

El aspecto quizás más relevante de las elecciones mendocinas tiene que ver, además del impacto nacional, con la clara diferenciación del voto entre aquellas instancias de decisión nacional con las decisiones provinciales o municipales. En menos dos meses el peronismo recuperó rápidamente 5 puntos con los que, gracias a la merma de 4 puntos entre Cambia Mendoza y Cambiemos, sumó un triunfo importantísimo para la fórmula Fernández – Fernández y logró imponerse en 14 de los 18 departamentos de la provincia.

Dicha variación ha sido explicada desde el oficialismo local como un signo de “madurez política” de los mendocinos que “distinguen entre una elección nacional y una provincial”. El análisis también puede hacerse, consideramos, a la inversa. Desvincular el destino de la política provincial – e incluso de la municipal – de la orientación política del gobierno, como por ejemplo su sistema de alianzas, más que un signo de madurez política puede leerse, entre otras cosas, como una búsqueda permanente a la confusión de la ciudadanía, producto de la campaña de prensa y el uso de la Big Data.

Lo cierto es que los resultados arrojados el día 11 de agosto, más la suba del dólar y su efecto devaluatorio, produjo un clima económico y social muy frágil, sumado a la respuesta en conferencia de prensa por parte del presidente, el cual echó culpa a casi el 50% por ciento de los electores sobre la situación que está viviendo el país. Rápidamente sus asesores le indicaron que mostrara “arrepentimiento” y tomara algunas medidas económicas para demostrar acción sobre el escenario desfavorable que se le presentó y lo llevó a perder por más de 15 puntos.

Los medios internacionales y locales (incluso periodistas afines al gobierno), la oposición a través de sus diversas expresiones, más los aliados de Macri, lo criticaron duramente y muchos salieron a despegarse con los resultados en la mano.

En el caso de Mendoza, el candidato radical de Cambiemos, quien hace un tiempo atrás había declarado: “Me siento totalmente identificado con las políticas del Presidente”, salió conjuntamente con el gobernador Cornejo, a despegarse y a ejecutar el llamado “plan trinchera” u “operativo divorcio”. Es decir, resguardarse en lo propio, en el escenario «hiperlocal», y mostrar distancia del gobierno nacional. Entienden que si se agudiza la crisis «se puede llevar puesto todo», incluso a ellos. Y sin perder tiempo indicó Cornejo: “No hay ningún enamoramiento ni simpatía con los que ganaron las PASO, sino un voto de rechazo, de bronca a las políticas económicas”. Y luego agregó: “Hay un voto de rechazo a la política económica del gobierno nacional, la ciudadanía no está conforme con esa política y ha votado en contra del gobierno nacional. No hay más explicación que esa”.

El oficialismo provincial comenzará un recorrido sostenido sobre los departamentos en los cuales se votará el primero de septiembre, y luego se concentrará en la elección a gobernador del 29. Intentará contener la escalada inflacionaria, hacer campaña sobre la base de las obras realizadas y pretenden comunicar que la elección en Mendoza fue positiva.

El gobernador y Suárez señalaron que en Mendoza la elección “fue buena”, considerando que la diferencia en favor del Frente de Todos fue de tres puntos, mientras que a nivel nacional Cambiemos quedó relegado por 16 puntos. “Se hizo muy bien de dividir las elecciones en Mendoza y que la gente pueda opinar sobre la agenda nacional. En la agenda provincial, en general, hubo una evaluación positiva”. La percepción que tienen es una: fue la figura de Cornejo (que encabezó la lista de diputados nacionales del oficialismo), la que impidió que el golpe los descolocara, como al propio Macri.

“Ahora, el 29 de setiembre lo que se debe analizar ya no es la situación económica nacional, sino la confirmación del rumbo provincial de este gobierno ratificando las obras públicas, la política de salud y el invertir bien y profesionalmente”.

En ese contexto es cuando toma más valor para el oficialismo la decisión política de Cornejo de haber desdoblado las elecciones. Para el radicalismo hay buenos antecedentes. En 2003, tras la crisis generada por la caída del gobierno de la Alianza y el desastre económico y social que generó, Roberto Iglesias logró pasar el mando a otro gobernador radical. Que hubiera elecciones separadas fue clave: en mayo fue electo Néstor Kirchner (tras salir segundo) y en diciembre ganó Julio Cobos, que aún era opositor al Frente para la Victoria. En 2015 también hubo elecciones desdobladas, y volvió a ganar el radicalismo (aunque en un contexto totalmente distinto).

El futuro de Juntos por el Cambio es incierto. Si se ratifican los números de las PASO, el Frente de Todos podría gobernar con un poder enorme. Hay un antecedente. En 2011 Cristina Fernández de Kircher sacó el mismo volumen de votos que Alberto en las PASO. En octubre de ese año Cristina fue reelecta con el 54% de los votos y consiguió un cómodo manejo del Congreso.

Juntos por el Cambio podría pasar de ser oficialismo a primer partido de oposición; siempre y cuando esa alianza se mantenga. Si se mantiene la crisis política, además de tener mayoría, el Frente de Todos podría conseguir una oposición dispersa y sin poder.

El impacto de la suba del dólar luego de las elecciones ya se puede ver en la suspensión de entrega de mercaderías, llevando a la economía real a un estado de shock. Las tasas fueron llevadas a un 74 por ciento batiendo un nuevamente el récord mundial. Luego de responsabilizar a los argentinos y argentinas que votaron al Frente de Todos el domingo pasado, el presidente volvió a aparecer en público “pidiendo perdón” y anunciando escuetas medidas que a estas alturas se leen más como un manotazo de ahogado que como un plan de gobierno.

En conclusión, en estas elecciones primarias se expresó en la provincia de Mendoza el mismo rechazo al gobierno nacional manifestado en todo el país, pero atenuado por la presencia de Alfredo Cornejo en la boleta que llevaba a Macri como candidato a presidente, ya que el gobernador conserva una buena imagen entre los mendocinos. Sin embargo, la principal preocupación para el oficialismo provincial es que la candidata a la gobernación del peronismo, Anabel Fernández Sagasti, se suba a la ola anti-macrista que recorre la provincia y se convierta en la primera gobernadora mujer de Mendoza.