EL JUEGO DEMOCRATICO

ONCE DIAS DE CONFLICTO Y NEGOCIACION, EL EJERCICIO DEMOCRATICO DEFINE EL COMIENZO DEL GOBIERNO DE ALBERTO FERNANDEZ.

A tan solo once días de asumir como presidente de la Nación, Alberto Fernández pudo transformar en ley el primero de los proyectos de su incipiente gestión enviados al Congreso. No sin antes tener que atravesar diferentes instancias de conflicto y de negociación. Casi como buscando una síntesis practica a postulados teóricos enfrentados que definen a la política o a lo político.

La denominada ley de solidaridad social y reactivación productiva se aprobó en la cámara alta con 41 votos a favor, 23 en contra y una abstención. Lo que le permitirá al ejecutivo nacional, iniciar su política económica que a priori consiste en una batería de políticas anti cíclicas, resguardo de divisas, y aumento de retenciones al agro, que puedan comenzar a revertir una realidad social muy compleja.

La oposición (UCR, Cambiemos), no acompañó el proyecto de ley, al punto de no dar quorum en diputados. Lo que no impidió ni el tratado ni la votación de la ley en cuestión, pero que si logró abrir instancias de negociación en cuanto a ciertos aspectos del proyecto que daban lugar a suspicacias específicamente en lo que respecta a la suspensión de la movilidad jubilatoria por 180 días. Esta cuestión obtuvo gran relevancia en la opinión pública, lo que obligó al mismísimo presidente de la Nación a solicitarle al poder legislativo extender las sesiones extraordinarias con el objeto de tratar en el corto plazo las denominadas jubilaciones de privilegio, que benefician al poder judicial y al cuerpo diplomático.

De esta manera podemos decir que en su primer semana de mandato, el Frente de Todxs, supo sortear una parada difícil en lo que respecta al “juego Democrático” que en tiempos de pos verdad e hiper comunicación otorgada por la mediatización constante que caracterizan un mundo cada vez más vertiginoso en lo que consiste a la comunicación y al acceso a la información, con todo lo que esto representa, no es un mérito menor. Y también podríamos decir que por más negativa, catastrófica e injusta que sea la realidad que vivimos hoy todxs lxs argentinxs, es auspicioso que se haya tratado con celeridad un paquete de medidas que, aunque con detractores, contó con el apoyo de las mayorías de ambas cámaras, luego de ser modificada en ciertos puntos cuestionados por la oposición.

La intensidad de esta primera semana de gobierno para Alberto Fernández, no difiere con la intensidad que caracteriza a la política. El conflicto y la negociación constantes no deben ser tenidos en cuenta como aspectos negativos sino que deben ser ponderados como valores propios de la democracia. Una democracia que tiene que encontrar la forma de evitar esa tan mentada “lógica pendular” que no le permite a nuestra sociedad transitar ese proceso de desarrollo económico, político, social e institucional, que está pendiente en nuestro país desde el 10 de Diciembre de 1983.

Por lo pronto queda esperar la implementación de estas políticas públicas y monitorear sus resultados. Deberá ser tarea de la ciudadanía evaluar su efectividad o su fracaso. Así como fue evaluada la gestión de Cambiemos el ultimo 27 de Octubre, en las elecciones que depositaron en Balcarce 50 a nuestro actual presidente al mismo tiempo que le dieron fin a la gestión de Mauricio Macri.

La política y la democracia son aspecto esenciales para el desarrollo de las sociedades, mas institucionalidad y mejor administración del Estado resultan fundamentales para revertir los índices que hoy nos apenan como pueblo.

Hoy, analizando la foto, podemos decir que “ganó la política”, es deseable que lo siga haciendo ya que representa el único factor de cambio de la realidad.